Faraguyas de Donde En Asturias

Puy, más allá de la monja

 

... una institución en Villaviciosa y Pravia.

 

Supongo que estarás con nosotros en aquello de que hay personas que dejan huella.

Ya no sólo en su entorno familiar, dentro de su círculo de amigos o entre aquellos que tienen la oportunidad de cruzárselas en algún momento de sus vidas.

En algunas ocasiones, algunas de ellas (más bien pocas, cierto), dejan una huella más global que marca a una comunidad entera y a más de una generación.

Sor Puy sería justamente una de ellas.

De hecho, fue tan apreciada que, en 1973, fue nombrada “hija adoptiva” de Villaviciosa y, en 2003, de Pravia, donde residió sus últimos años.

Lo que está claro es que más allá del componente religioso y de tus creencias, algo especial debía tener para ser tan querida y admirada, ¿no crees?

Y por eso mismo, porque nos parece una mujer muuuuy interesante, hoy rescatamos algunas pinceladas de su vida para compartirlas contigo, por si no la conoces o por si te apetece recordarla con nosotros.

Es más, a modo de homenaje particular, lo hacemos justamente coincidiendo con el aniversario de su llegada a Asturias, un enero de 1968, desde su Navarra natal...

Momento ahora de ubicarte un poco :-)

 

Dedicación en cuerpo y alma.

 

Sor Puy llegó a Villaviciosa el 15 de enero de 1948 para hacerse cargo de lo que era entonces el Hospital Municipal. Había nacido en la población navarra de Lodosa en 1924 con el nombre de Antonia Salvatierra Etayo.

La acompañaban 3 monjas más (Carmela, Emilia y Sira) y estaban tuteladas por la Madre Prudencia, todas ellas Franciscanas del Buen Consejo.

¿Su responsabilidad? Atender, cuidar y consolar a enfermos y ancianos.

Lo que pasa es que ya sabes que uno puede decidir hacer un trabajo sin más, para el aprobado justo, o hacerlo en cuerpo y alma, marcando la diferencia y para una matrícula de honor, sin tener que buscarla.

Pues bueno, indiscutiblemente, Sor Puy se encontraría en el último grupo...

Te contamos que desde ese invierno del 48, y durante 36 años de su vida, se dedicó exclusivamente al antiguo hospital (primero) y a la Casa de Socorro (después) para atender a los más necesitados. Lo hizo con una entrega absoluta y con un compromiso pleno para mejorar la vida de los demás sin dejar de sonreír.

Consejera y enfermera, atendió las necesidades de la comunidad, fuera y dentro del hospital; puso inyecciones, curó heridas, consoló a los que la necesitaban en su desolación e, incluso, cedió su hombro para llorar. Primero, como monja y a partir de los años 70, como Madre Superiora.

Turno ahora para contarte algo que nos ha parecido curioso y digno de mención (es que es como “de película”) : Resulta que en 1981, corría el rumor por Villaviciosa de que iban a trasladar a Sor Puy. ¿Y qué hicieron los vecinos? ¡Pues salir a la calle y recoger firmas para que se quedara! Es más, incluso escribieron cartas a la prensa y llamaron a la radio. El “ruido” fue tal que, al final, el ayuntamiento se puso en contacto con la Reverenda Madre General y Sor Puy… se quedó. Ya sabes, “la unión hace la fuerza”.

Pero el destino de Sor Puy era ser “patrimonio” de más gente, de seguir dando ejemplo más allá de Villaviciosa y tres años más tarde, en agosto de 1984, fue trasladada a Pravia, a la Residencia de Ancianos Nuestra Señora del Valle. Ahí continuaría su labor social y su compromiso de ayudar a los más necesitados hasta el final de sus días.

Falleció el 15 de Abril de 2013 en Avilés, a los 89 años y su despedida, en Pravia, fue multitudinaria.

 

Para ir terminando...

 

Dice nuestro amigo Juan Jurado que Sor Puy poseía el don de llenar de vida cuanto la rodeaba y que supo seguir la máxima de ‘si puedes curar, cura; si no puedes curar, calma; y si no puedes calmar, consuela’.

¿Acaso se podría añadir algo más relevante? Creemos que no.

En noviembre del año pasado, de una manera simbólica, y para conservar la memoria y el legado de Sor Puy, la ciudad de Villaviciosa le hizo un homenaje frente al hospital. De hecho, si te acercas a la plaza de San Francisco, verás el monolito con la placa conmemorativa :-)

Antes, en 1982, el ayuntamiento ya reconoció su labor con una mención especial reconociendo su trabajo en pro de la comunidad.

Sor Puy y su Monolito

 

Terminamos aquí nuestro recordatorio de una mujer que no conocimos en vida pero sí a través de las historias que nos han contado y que nos han permitido descubrirla algo más.

Y bueno, si además su figura te inspira a ser un poquito mejor en tu día a día, genial, que ya sabes que el mundo necesita grandes dosis de bondad y otras tantas de buen rollo :-)

 

 


Un GRACIAS enorme a Juan Jurado, por hablarnos de ella y hacerlo con tanto cariño. La verdad es que sólo con escucharle hablar de Sor Puy, con tanta delicadeza —e independientemente de su voz portentosa, que la tiene— se intuye lo que fue: un pedazo de mujer y un ser humano excepcional… Actor amateur (no te lo pierdas en “Las manos de Eurídice”, si actúa en tu localidad), él fue el promotor y uno de los participantes del homenaje en Villaviciosa y el encargado de leer el discurso.

 

... una institución en Villaviciosa y Pravia.

 

Supongo que estarás con nosotros en aquello de que hay personas que dejan huella.

Ya no sólo en su entorno familiar, dentro de su círculo de amigos o entre aquellos que tienen la oportunidad de cruzárselas en algún momento de sus vidas.

En algunas ocasiones, algunas de ellas (más bien pocas, cierto), dejan una huella más global que marca a una comunidad entera y a más de una generación.

Sor Puy sería justamente una de ellas.

De hecho, fue tan apreciada que, en 1973, fue nombrada “hija adoptiva” de Villaviciosa y, en 2003, de Pravia, donde residió sus últimos años.

Lo que está claro es que más allá del componente religioso y de tus creencias, algo especial debía tener para ser tan querida y admirada, ¿no crees?

Y por eso mismo, porque nos parece una mujer muuuuy interesante, hoy rescatamos algunas pinceladas de su vida para compartirlas contigo, por si no la conoces o por si te apetece recordarla con nosotros.

Es más, a modo de homenaje particular, lo hacemos justamente coincidiendo con el aniversario de su llegada a Asturias, un enero de 1968, desde su Navarra natal...

Momento ahora de ubicarte un poco :-)

 

Dedicación en cuerpo y alma.

 

Sor Puy llegó a Villaviciosa el 15 de enero de 1948 para hacerse cargo de lo que era entonces el Hospital Municipal. Había nacido en la población navarra de Lodosa en 1924 con el nombre de Antonia Salvatierra Etayo.

La acompañaban 3 monjas más (Carmela, Emilia y Sira) y estaban tuteladas por la Madre Prudencia, todas ellas Franciscanas del Buen Consejo.

¿Su responsabilidad? Atender, cuidar y consolar a enfermos y ancianos.

Lo que pasa es que ya sabes que uno puede decidir hacer un trabajo sin más, para el aprobado justo, o hacerlo en cuerpo y alma, marcando la diferencia y para una matrícula de honor, sin tener que buscarla.

Pues bueno, indiscutiblemente, Sor Puy se encontraría en el último grupo...

Te contamos que desde ese invierno del 48, y durante 36 años de su vida, se dedicó exclusivamente al antiguo hospital (primero) y a la Casa de Socorro (después) para atender a los más necesitados. Lo hizo con una entrega absoluta y con un compromiso pleno para mejorar la vida de los demás sin dejar de sonreír.

Consejera y enfermera, atendió las necesidades de la comunidad, fuera y dentro del hospital; puso inyecciones, curó heridas, consoló a los que la necesitaban en su desolación e, incluso, cedió su hombro para llorar. Primero, como monja y a partir de los años 70, como Madre Superiora.

Turno ahora para contarte algo que nos ha parecido curioso y digno de mención (es que es como “de película”) : Resulta que en 1981, corría el rumor por Villaviciosa de que iban a trasladar a Sor Puy. ¿Y qué hicieron los vecinos? ¡Pues salir a la calle y recoger firmas para que se quedara! Es más, incluso escribieron cartas a la prensa y llamaron a la radio. El “ruido” fue tal que, al final, el ayuntamiento se puso en contacto con la Reverenda Madre General y Sor Puy… se quedó. Ya sabes, “la unión hace la fuerza”.

Pero el destino de Sor Puy era ser “patrimonio” de más gente, de seguir dando ejemplo más allá de Villaviciosa y tres años más tarde, en agosto de 1984, fue trasladada a Pravia, a la Residencia de Ancianos Nuestra Señora del Valle. Ahí continuaría su labor social y su compromiso de ayudar a los más necesitados hasta el final de sus días.

Falleció el 15 de Abril de 2013 en Avilés, a los 89 años y su despedida, en Pravia, fue multitudinaria.

 

Para ir terminando...

 

Dice nuestro amigo Juan Jurado que Sor Puy poseía el don de llenar de vida cuanto la rodeaba y que supo seguir la máxima de ‘si puedes curar, cura; si no puedes curar, calma; y si no puedes calmar, consuela’.

¿Acaso se podría añadir algo más relevante? Creemos que no.

En noviembre del año pasado, de una manera simbólica, y para conservar la memoria y el legado de Sor Puy, la ciudad de Villaviciosa le hizo un homenaje frente al hospital. De hecho, si te acercas a la plaza de San Francisco, verás el monolito con la placa conmemorativa :-)

Antes, en 1982, el ayuntamiento ya reconoció su labor con una mención especial reconociendo su trabajo en pro de la comunidad.

Sor Puy y su Monolito

 

Terminamos aquí nuestro recordatorio de una mujer que no conocimos en vida pero sí a través de las historias que nos han contado y que nos han permitido descubrirla algo más.

Y bueno, si además su figura te inspira a ser un poquito mejor en tu día a día, genial, que ya sabes que el mundo necesita grandes dosis de bondad y otras tantas de buen rollo :-)

 

 


Un GRACIAS enorme a Juan Jurado, por hablarnos de ella y hacerlo con tanto cariño. La verdad es que sólo con escucharle hablar de Sor Puy, con tanta delicadeza —e independientemente de su voz portentosa, que la tiene— se intuye lo que fue: un pedazo de mujer y un ser humano excepcional… Actor amateur (no te lo pierdas en “Las manos de Eurídice”, si actúa en tu localidad), él fue el promotor y uno de los participantes del homenaje en Villaviciosa y el encargado de leer el discurso.

  • En esta primera etapa no hay opción de dejar comentarios . De momento, nos puedes encontrar en las Redes Sociales y también te puedes suscribir a nuestra newsletter, justo aquí abajo

¿Quieres que nuestro cartero te mantenga al corriente de las nuevas entradas?

Cartero Faraguyas Dónde en Asturias

¿Te apetece "faraguyear"?

Participa en Faraguyas de Dónde en Asturias